miércoles, octubre 04, 2006
Jamás he querido un vestido cualquiera. Si seré la reina de la noche, tan sólo por una noche necesito verme apabullante, como un ave del paraíso, pero más marciana. Cuando me pidieron las medidas, dije: mido 1.65 altísimos y espigados centímetros. Con los tacos súmale 10 más, o sea 1.75. Mi cintura es normal, o sea de 60 y mis pechos pequeños como los de una geisha púber. Mis ancas son aptas para la maternidad, voluptuosas y bien mediterráneas. El color de mi vestido debe ser verde, porque mi piel es fresca y terrosa, como color chocolate belga, de ese que tiene pocas impurezas. Mis ojos pardos y con finas líneas de expresión como las “old divas” de los años 50. Mis pies son pequeños como de princesita y mi cabellera larga, larga como la reina de los mil años. También, me preguntaron sobre el talle de mi vagina. Ésta es pequeña. De unos 3 centímetros; soy estrecha desde pequeña, por eso aún no ha pasado ningún hombre digno de desflorar mi flor de loto. La guardo aún como buena virgen casta y piadosa.
Aquel sábado de lucha de derechos ilustrados, me subí digna al podio. Una teta se me arrancó y los flashes malvados surgieron por doquier. De mis ojos las lágrimas brotaron, ya que habían denostado mi integridad de ser humano. Mis amigas se me acercaron y me dijeron: Rose-mary no te preocupes, debemos seguir peleando, o quieres que aún te llamen “Roberto” en los tribunales.
La caravana partió. Era la tarde del sábado y mi primera participación en el día del orgullo gay de Santiago. Estaba nerviosa, después del arranque de teta iba tímida y llena de preocupaciones. Pensé que me reconocerían algunos amigos de la universidad. Sin embargo, no pasó nada. Terminé en la marcha gritando y sintiéndome realmente la reina de la noche. Me miré en un escaparate y me veía guapísima. Mona como dicen los españoles. Tan regia que desde los edificios en construcción me lanzaron cándidos piropos. Al final del desfile me bajé del camión de protesta sobre nuestros derechos. Levanté la cara digna y orgullosa y me fui caminando por la alameda hasta mi casa. Tenía que estudiar para la prueba y el ramo de “derecho romano” no es nada de fácil. A eso de la una de la mañana, mi madre me llamo y me preguntó, si había visto pasar a esos degenerados por delante de la universidad católica (mi universidad). ¡Como se atreven esos degenerados marchar frente a dios! – despotricó por el auricular dejándome sordo. Sólo la escuché y luego le dije que la quería y que tenía que dormir. El Lunes tenía prueba y había que estudiar. Guardé mi vestido en una bolsa, los taco-alto, el rimel, el rouge, las sombras y el delineador. Me bañé en la tina escuchando a la Annie Lennox: “why”, perfumé el agua con notas de canela y puse velas por doquier. Tome el pesado libro de “derecho romano” y lo abrí al azar y la primera palabra, que apareció impresa en el papel fue libertad...
 
posted by Vicente Moran at 12:16 p. m.
7 Comments:


At octubre 04, 2006 6:41 p. m., Blogger GMANfull

yo tmabien fui a la amrcha y lo pase genial aunque la caminata mas lenta que nunca fue agotadora. suerte.

 

At octubre 04, 2006 8:24 p. m., Blogger YO MISMA

que maravilla!

yo voy a la marcha , pero de corazón... me falta un poco de valentía para ir realmente

 

At octubre 04, 2006 9:30 p. m., Blogger os..

yo me la perdí otra vez... este año no tenía excusas,, es más quería ir con todo... pero la pega no me dejó,,, tuve cierre de mes (el sábado 30) hasta cerca de las 8 pm...
horible.
un abrazo...
os..

 

At octubre 04, 2006 10:26 p. m., Blogger .:: blackbird ::.

Debo reconocer que hace un tiempo que no pasaba a verlo, y ni siquiera le comentaba.

Porque quizás confío en esa pluma talentosa que brilla con colores propios en la bloggósfera. Y mis suposiciones no eran erradas.

Sabes ponerte en la piel de tus personajes, pero a cada momento te reconozco a ti como autor e inspirador.

Felicitaciones. Y besos por millones, pasamos un fin de semana buenísimo, no crees??

C.

 

At octubre 05, 2006 11:08 a. m., Blogger Alma

siempre has sido y serás la reina total... ayer me dio un poquito de risa lo confieso al ver la cara de mi suegra que nos visitó ya que mi hijito está un poquito enfermo, y ve su teleserie favorita "complices" lo chistoso es que ella es evangelica... asique ayer cuando salieron los dos chicos gays en la tele durmiendo en la misma cama, puso cara de OHHH a mi me dio tanta risa... ayyy me acuerdo y me rio cuando dijo ahi están los cochinos ahahahahahaa... es que es extraño, si tarde o temprano mostrarían a los chicos en actitudes normales entre una pareja pero ella se espantó por que salieron los cochinos acostados... ahahahaha asique eso de la "mama" alegando como podían marchar los degenerados frente a dios me dio tanta risa y me recordó lo de ayer...

todavía estamos en la epoca cavernaria donde el hombre traía el alimento y la mujer en la casa con los hijos se dejaba golpear mientras el hombre se "desesstresaba" solo que en aquella epoca de tacos de mamuts y pterodáctilos al palo no existía la libertad que existe ahora, era así nomas... nos acostumbramos como pajaritos a vivir en nuestra jaula y jamás salir aunque nuestro creador nos la abra y nos deje el libre albedrío aún seguimos el mismo orden de hace millones de años (acuerdate de mí en un par de años más) mira que el hombre lleva aqui facilmente millones de años (suena rídiculo ahora pero esperate en unos años más... te vas a caer de potis!) en fin... lata porque se supone que uno es libre de hacer sin complejos lo que siente su corazón mientras esa accion no dañe a nadie, pero las convenciones los pecados (creados pro hombres) nos apegan a esta jaula invisible...

eso es mi aporte..."cero" = O
ahahahaa

besos

caro

PD: aún me sigo riendo ahahahahha

 

At octubre 05, 2006 3:23 p. m., Blogger C.-

Perdona si no he pasado por acá(claro que como buena reina tu no saludas a nadie pues¡¡¡) ja ja
pero prometo volver a leeerte porque es un placer y una entretención
Saludos
Y nos vemos algún dia

 

At octubre 08, 2006 6:42 p. m., Blogger EDUARDO CAVIERES

AMIGUI, QUE INCREÍBLE, PERO CUANTA COSA PASATE, IGUAL ERES TOTAL, LA REINA INDISCUTIBLE DE NUESTRAS VIDAS.

FELICIDADES POR ATREVERSE Y ENTRETENERNOS, HACERNOS PENSAR Y COMPARTIR ESTAS HISTORIAS.

SALUDOS DE EDUARDO CAVIERES.