jueves, febrero 22, 2007

“Se han puesto ya la luna y las pléyades. Es medianoche.

Pasa el tiempo. Y yo sigo durmiendo sola”.

Fragmento del poema “Soledad a Medianoche”

De la Famosa Poetisa “Safo, Sappho o Psapphos”

Durante la duermevela el viento suave de verano la despertó sobresaltada. En la pesadilla ella estaba contemplando como vil voyerista la golpiza despiadada de su vecina. El recuerdo del llanto en la mesa del comedor diario. Aquel relato pausado y condimentado con el aroma de la olla a presión, provocó la explosión de amor, que venía cultivando desde hace meses. Ambas cómplices de los maltratos que habían acarreado por 10 años. Los entretelones eran los mismos de siempre: las borracheras, el aliento pútrido, los celos injustificados de maridos inservibles y esas relaciones interpersonales cromañónicas.

Esa mañana, con un mate remojado, las historias se hilvanaron en una sincronía precisa, para dar con el punto necesario; un consejo pasajero, y el apoyo incondicional que despertaban la una en la otra. Entre lágrimas moqueadas, las risas pícaras se inmiscuían, cuando maliciosas recordaban que a sus maridos ya no se les paraba con el alcohol. Se preguntaban sobre su último orgasmo y una de ella respondió, que no sabía lo que era eso. Siempre yacer con su cónyuge era sinónimo de ultraje y dolor. Quizás fue esa la frase, que despertó la intriga. Hasta es posible, que la pesadilla haya sido sólo la llave del nuevo mundo. Ese sueño mal avenido no quiso, sino, remecer las necesidades de afecto, que ambas necesitaban. Un latido acompasado dio paso a una trifulca desorganizada de taquicardia. El corazón ya se había entregado y ella ingenua en su cama no lo entendía del todo aún. Su marido dormido se había olvidado de su belleza, y de cuando en vez la cambiaba por las carnes más robustas y firmes de bolicheras mancebas.

Se levantó temerosa y sus pequeños pies estaban mojados, el sudor premonitorio del placer la había preparado para el estreno con su nueva pubertad o despertar. Los niños acurrucados y envueltos en las pesadas frazadas suspiraban con la tranquilidad de la infancia. Sin embargo, el mayor de 17 años despertó preguntando a su madre, para donde iba. Y ella sin mentir respondió: voy para que me amen.

Al abrir la puerta, el encantamiento se hizo aún más poderoso. Desde la lejanía de los milenios la voz dulce de Safo recitaba su métrica Sáfica. El murmullo de aquellos versos, que rozaban sus pensamientos, poseyéndola de antemano, la condujeron directo a la puerta de su sufrida vecina. El golpe fue suave para despertar sólo al instinto y como éste es astuto y rápido como cupido, al instante la puerta se abrió. En el umbral estaba la vecina impávida y bella, con las mismas ansias, con las mismas pesadillas y el alma en un hilo rogando cada noche para que su amada vecina la salvara, o se salvaran mutuamente.

Se quedaron mirando sus cuerpos. Cada cicatriz de los años y esa pesadez propia de la quinta década de vida. Sus senos que cedieron a la gravedad y las manos partidas por el detergente fueron la primera piel en aproximarse. Al tocarse un calo frío recorrió la espina dorsal de sus cuerpos febriles. Esa nueva forma de animarse, hasta ese momento, era completamente desconocida para ambas. Las yemas de los dedos recorrieron los contornos arrugados de los párpados, pasando por las mejillas y la quijada femenina, que enmarcaba el bajorrelieve de sus rostros. Sus pupilas dilatadas ante la sorpresa y esa sonrisa maliciosa pero solícita, que tanto las alentaba a dar el siguiente paso.

El firmamento salpicado por una vorágine de estrellas contempló paciente y feliz el acto de amor de aquellas dos hembras faltas de cariño. Madres paridas, que ya en la antesala de la vejez aprendieron amar a lo suyo como lo propio. Y cual adolescentes se revolcaron en la tierra, como ninfas perladas de la periferia de la ciudad. Pobres de bienes y ahora ricas en el alma. Prometiéndose compañía incondicional y oculta, en una lengua sólo hablada por las hijas de gea.

Manos entrelazadas, lenguas sueltas y prestas para la acción en los recovecos, que por años no supieron más que de dolor e insatisfacción. Terminaron abrazadas como dos rollizas odaliscas de Botero. Esperaron el primer rayo de luz antes de volver a sus quehaceres de dueña de casa. Acurrucadas y desnudas dormitando su felicidad.

Las vecinas se despidieron prestas a preparar el desayuno a sus hijos. Las dos con una felicidad infinita. Los niños estuvieron listos con sus uniformes impecables y los maridos aburridos y abusadores se marcharon, sin siquiera el beso de despedida. En el antejardín se encontraron contemplando sus crisantemos y sus dalias que estaban a punto de brotar. Sus rostros mostraban complacencia y un guiño de complicidad. Y mientras despedían a sus hijos alzando sus manos rollizas, una de ella pregunta como todos los días:

- Vecina venga a tomarse un mate conmigo, a ver que tiene que contarme hoy….

… Y desde entonces se relatan historias y planean escapar juntas y yacen desnudas y matan a sus maridos de miles de maneras irrisorias y son felices como novias recién casadas, y son mujeres nuevas del afamado clan de las “Sofistas” y así bienvenidas ellas…

 
posted by Vicente Moran at 6:06 p. m. 4 comments
lunes, febrero 12, 2007

En una tarde de febrero y en la iglesia del sagrado corazón de María presencié la unión de una hermosa pareja. Ante el altar, y ante el dios en que ellos supuestamente creen el párroco de aquella diócesis dijo: Dios es el inventor del amor, ustedes son sólo un instrumento necesario para llevarlo a cabo y mientras ustedes basen el amor que se tienen, en Jesucristo nuestro señor, podrán sobreponerse a todos aquellos baches que encuentren en el camino a la perfección del amor.
Realmente quise creer en un tercer ente, que auxiliara la relación monógama que las parejas desean construir; sin embargo, de inmediato mi interior me dijo: mira quien proclama esas palabras, un hombre que supuestamente ha renunciado a su capacidad de amar a otro humano. Entonces la pregunta hizo su estreno triunfal en mi mente: ¿es Dios el creador del amor? Y no, por supuesto que no. El amor es tan primitivo, que aún hoy, cuando percibimos su arribo, nuestro interior se ve atolondrado. Aquel sentimiento que nos embarga de sorpresa sin previo aviso, aún no ha dejado al descubierto todos sus secretos.
Para un poeta el amor es el estado embriagante, donde puede desarrollar los más bellos sonetos. Para el filósofo es una pérdida de tiempo, ya que el amor no permite pensar con claridad. En cambio para el científico es un estado fisiopatológico, donde las hormonas y neurotransmisores se ven revolucionados e influyen directamente en el comportamiento del cerebro humano, dejándolo a merced de la tragedia. Para el psicólogo representa la enfermedad que jamás podrá tratar. Para el Psiquiatra no es nada, porque hoy en día hay pocos médicos que aman. Y para el quiosquero es lo mejor que le ha pasado en la vida. Mientras que para la tatarabuela del asilo es la película de su vida, que ha acaba de terminar cuando su cónyuge parte al más allá. Así para tantos otros el amor fluye de un significado a otro, como el delta de un gran río.
En otro sentido a mí me quedan millones de nebulosas suspendidas en el quehacer diario, para con los humanos sin amor de estos tiempos tan turbulentos. Humildemente observo mi amor por ese otro y me pregunto: ¿en qué momento se ha ido transmutando en un apéndice indispensable, mas aún puede ser transplantable? Me imagino la maduración de este sentimiento, a uno donde la homología de mi amor sea la exclusividad. Hay dos cosas en mi cuerpo físico que nadie puede cambiar, uno es mi cerebro y el otro es mi páncreas; pues bueno, deseo que mi amor sea como uno de ellos, que se transfigure a un estado que no pueda desechar y quizás en la batalla de lograrlo sea capaz de comprender otras aristas de este enrevesado crucigrama.
¿Si dios lo inventó, por qué está vedado a tantos?. Algunos simplemente no tienen la opción de amar. Aquellos desdichados que me digan que todos amamos de una u otra forma, yo les espeto y hasta les escupo, que el amor que yo deseo para todos no es del tipo fraternal o familiar, sino aquel amor lúdico y ubicuo, que nos llena como seres vivos. Ese amor que nos hace temblar y llorar, tan sólo al figurar las posibles vías que éste puede tomar. No es menester de un inculto como un sacerdote decirte qué amor es el correcto, cómo debe ser llevado, y quién debe estar ahí, como tercer testigo intrometido, para sacarte de tus crisis.
Mañana 14 de febrero se celebra el día del amor. No obstante, la fecha no es exclusiva. Como dice Alberoni – y lo cito por sus profundos estudios sobre el tema – este sociólogo loco de amor: el amor existe en todas las sociedades, aunque en algunas es prohibido, pues el enamorarse constituye la ruptura de todo orden establecido. Una verdadera revolución.
Entonces que esperan mis queridos cibernautas vayan y rompan ese orden estúpido y permitan que esa fuerza revolucionaria invada cada ápice de sus cuerpos. En algunas ocasiones arriesgarse con este cultivo puede provocar que descubras rincones enigmáticos y maravillosos de tu ser. Es el único estado supeditado en una cuerda floja, entre el fastidioso mundo real y un cuento de hadas particular. Así aun cuando el final pueda ser trágico, al menos será tu obra, tu intento y si en éste mueres, te irás sabiendo qué es amar a otro, como a nadie más.

PD: Ayer me preguntaba qué le regalaría a mi pololo. Y creo que las flores, los chocolates y todas esas formas cliché de decir te amo por un día, no me satisfacen. Así que mañana hornearé un queque de amor, compraré pan y prepararé emparedados de queso y tomate aliñados con eneldo y ajo. También herviré agua, para llevar en un termo té de hoja aromatizado con naranja y canela. Invitaré a mi amor a tomar onces a un parque, bajo un árbol y en el ocaso. Sólo él y yo, no deseo a ningún tercero, ya que este amor sólo nos ha costado a ambos y si seguimos trabajando arduamente puede que algún día, ya no podamos imaginar la vida sin el otro…
 
posted by Vicente Moran at 9:34 p. m. 4 comments
lunes, febrero 05, 2007

El día 30 de Enero de 2007 Maria Luisa cerró su puerta por últimas vez. Se encaminó hacia el edifico número 79 de la avenida Bulnes, sin presagiar ni sentir esa energía negativa, que es premonitoria a nuestra muerte. Su deceso se reportó a las 13:00 horas. Investigaciones se hizo presente a las 14:30 y su cuerpo fue levantado a las 3 de la tarde. Las hipótesis que se barajan, sobre las causas de su muerte, son dos: uno, asalto con homicidio “no premeditado” y dos, un tropiezo fatal y estúpido, que le costo la vida. Sin embargo, existe otra alternativa, otra posibilidad, que aunque escabrosa debe ser también tomada en cuenta. Estas son las letras muertas del más allá, que harán lo posible para relatar, lo que pudo haber ocurrido minutos antes de aquel último grito.

El día 30 de Enero de 1979 en el piso 13 de este Edificio, Juan Godoy Álvarez fue ingresado en uno de los tantos centros de tortura del régimen militar. De su casa fue arrestado, ante las caras perplejas de su esposa e hijos. Jamás lo volvieron a ver y sus restos hasta el día de hoy siguen perdidos. En el piso trece de este mismo edificio lo esperaba la DINA para interrogarlo. Llegó esposado y con una venda que ya venía ensangrentada. El interrogatorio duró 6 horas, en donde un centenar de nombres rondaron su cabeza. Juan no conocía a ninguno de los imputados y sólo fue un error (de alcance de nombre), lo que lo llevó a vivir una noche en el infierno. En aquella habitación lo desnudaron, lo ataron en una parrilla eléctrica, y le introdujeron un electrodo en el ano. Cada vez que decía que no sabía nada, un golpe de corriente entraba en sus entrañas y dejaba un rastro estático de dolor, en su interior. Al ejecutante, Sargento Miguel Serrano Muñoz, le complacía su trabajo. Le excitaba y siempre figuraba, con su mente perversa, nuevas formas de torturar. A Juan lo desataron a las tres de la mañana. Le dieron café y un pedazo de queque. Pensó que lo soltarían; no obstante, después del refrigerio lo llevaron a un baño, donde un tambor lleno de inmundicias lo esperaba. Le sumergieron la cabeza hasta casi ahogarlo. Y él seguía diciendo que nada sabía. A las 8 de la mañana falleció por inmersión y los superiores al percatarse que habían cometido un error decidieron cremarlo en la caldera del edificio para no dejar rastros. Castigaron a los rangos inferiores, por traer al Juan equivocado. Éste ya estaba muerto y su cuerpo inerte aguardó tirado como un trapo sucio, hasta que el sargento llegó con una cierra, para cortarlo en pedazos, los cuales sirvieron de comida para los perros policiales de la unidad. Los huesos los cremó y de Juan nada quedó.

El 30 de Enero de 1984 Sonia Ortiz Retamales se mudó al departamento número 1306 del piso trece. La depresión la había dejado exhausta y luego de un largo tratamiento siquiátrico le habían dado el alta. Nunca se mejoró, sólo mintió en todas las sesiones. Jamás volvió a relatar como su marido la violaba cada noche. En cómo él se regocijaba llenándole su vagina de agua mineral, mientras ella colgada de los pies y sin poder aguantar, se orinaba chorreándose todo el cuerpo. Eso duro 25 años hasta que la muerte se llevó al verdugo de su vida. Las pesadillas jamás habían cesado, y por tal motivo había optado por morir. La cuchilla, que había comprado estaba nueva. La adquirió en una tienda del paseo Ahumada y antes de subir a su departamento se comió un pie de limón pensando que en pocos minutos estaría en ese limbo tan deseado, un descanso merecido después de vivir tanto horror. Al llegar a su domicilio un frío estático le caló sus huesos. Las paredes estaban blancas e inmaculadas, y ningún mueble estropeaba el paso. Se fue directo al baño con una catarsis en aumento, y allí en el espejo, mientras las lágrimas silenciosas y salobres comenzaron a brotar de sus ojos, creyó ver un tambor oxidado en el fondo del baño. Se volteó para revisar, pero nada, simplemente un montón de baldosas de hospital recién pulidas. Aún así no se percató de aquella presencia. Retornó a lo suyo. Acercó el filo virgen a sus venas, colocándolo en dirección vertical, no horizontal, ya que sabía que así corría el peligro de quedar viva. Y lo deslizó lentamente, aunque con fuerza. La sangre brotó en grandes chorros, con la presión que el corazón entrega antes de morir. El lavamanos comenzó a tornarse rojo y ella sólo miraba hipnotizada su reflejo en el espejo. Detrás de ella la sombra huidiza de alguien corrió.

El golpe la dejó tirada en el suelo, con sus manos rojas y la frente dolorida. De las paredes finos hilos de sangre comenzaron a caer. Se levantó asustada del baño tratando de llegar a la puerta. Gritos subterráneos le reventaban los oídos. Al salir del departamento iba de espalda hacia la escalera y tropezó. Primero cachó al piso 11, con una fractura expuesta de fémur y arrastrándose trató de golpear una puerta para pedir ayuda; sin embargo, unas manos la agarraron y la llevaron devuelta al piso 13. Ahí la mataron y después la violaron. Cuando la encontraron sus ropas estaban raídas, y dentro de su vagina había una botella de vidrio rota…

El 30 de Enero de 1997 Marco Arancibia, reparador eléctrico y gasfiter, fue llamado desde el departamento 1307 del piso trece, porque una familia había tenido que cambiar las ampolletas del departamento tres veces, ya que estas explotaban durante la noche, una a una. Marco llegó puntual ese día sábado para realizar su trabajo. La familia se había ido de vacaciones y sólo el recepcionista lo acompañó hasta el departamento. Cuando iban en el ascensor, de aquellos viejos de madera, Marco se percató que el conserje era manco. Le preguntó, que qué le había pasado, y rápidamente se arrepintió de haber formulado aquella pregunta. Éste le contestó que un día al tratar de sacar a un funcionario, que se había colgado en el ascensor, las piolas cedieron y perdió el brazo limpiamente. En eso la luz tenue del ascensor titubeó y casi se apaga. El corazón de Marco comenzó a latir fuerte, casi presintiendo el peligro que lo acechaba. Una vez que salio al pasillo, el portero lo dejó sólo y volvió a bajar. A pesar de ser las 2 de la tarde y que afuera un sol despiadado cocinaba las almas del gran Santiago, aquí estaba oscuro y helado, como en una morgue. Al llegar al departamento titubeó un segundo y no estaba seguro si entrar o devolverse y dejar todo tirado. Al final pensó que estaba siendo un maricón y abrió la puerta, sin meditar más el asunto. La casa era normal, con muebles de una familia joven, que recién inician el camino largo de criar. Como el miedo se le había pasado, comenzó a revisar todas las ampolletas, una a una mientras tarareaba una canción de moda. No obstante, a los 15 minutos de estar dentro de la casa su canción se vio interrumpida por unos gritos que provenían del departamento contiguo. Puso atención y escuchaba como un hombre le gritaba a alguien, interrogándolo sobre diferentes nombres. Luego venían los golpes furiosos. Marco se asustó y se calló de la silla que estaba usando. Al instante las voces comenzaron a sentirse más cerca, hasta que estuvieron ahí, en la cocina, precisamente donde él estaba. No entendía que pasaba y en un rincón, tapándose sus oídos, trató de creer que aquella situación no era posible. Trató de recordar algún rezo, mas ninguno se le vino a la mente.

Con los ojos cerrados lo agarró el primer golpe, directo en la nariz, la cual se rompió e inflamó rápidamente. El tiempo no le alcanzó para protegerse del segundo golpe, que cayó en el mismo lugar: su cara. Y uno tras otro los golpes se fueron sucediendo. Trato de adivinar de donde provenían, pero la sangre que cubría sus ojos no le permitió ver nada. Luego los golpes cesaron y Marco se levantó tambaleante hasta la puerta. Su rostro desfigurado, no le permitía saber hacía donde se dirigía. La escalera estaba enfrente, con esa pequeña baranda, que no logró encontrar. Sintió detrás la presencia de su agresor y prefirió lanzarse a la nada, y encontró donde apoyarse, mas el peso de su cuerpo lo dejó colgando por un momento breve, hasta que cayó al vació…

María Luisa también cometió el grave error de ir un 30 de Enero, de este año, al piso 13 y al departamento 1306. Los detalles de su muerte son los siguientes: una vez frente al departamento llamó tres veces. Al darse cuenta que nadie habría se dio media vuelta presta a marcharse a su domicilio. No obstante, la puerta se abrió, sin que nadie apareciera en su umbral. Maria Luisa se extrañó y antes de presionar el botón del ascensor, se devolvió y sin pensarlo dos veces ingresó al departamento.

Yo sólo quise prevenirla, no asustarla. Quedó colgando de la baranda del piso 13 gritando y pidiendo auxilio. Los residentes, de pisos más abajo, observaron horrorizados como esa señora estaba luchando para no soltarse. Yo traté de acercarme para pedirle que soportara un poco, pero escuché los pasos de Miguel Serrano, que salían del escondite, que lo ha albergado por 33 años. Miguel se acercó a ella, mientras yo me escondía, y ella rogó que le ayudara. Miguel le preguntó por José Márquez, un dirigente del partido comunista. Ella respondió que no conocía a nadie del partido comunista y Miguel le grito que mentía, que a él no lo hacían tonto. Entonces sacó un gran cuchillo desde sus ropas de Sargento antiguo y cortó ocho dedos de un golpe. María Luisa se golpeó con la baranda del piso 10, luego azotó su cabeza en la baranda del piso 7 y terminó con su cráneo roto en el piso 3. Su cuerpo agónico, tendido en el piso de mosaico, presentaba aún aquellas convulsiones típicas de los desdichados. Su masa encefálica se había esparcido dejando un halo oleoso a su alrededor y sus ojos miraban hacia arriba. Yo pensé que miraba mis ojos, luego comprendí que aquello no sería posible, y me dije: a ti Juan Godoy nadie te ve.

Las risotadas profundas poseyeron mi interior. Trate de escapar y esconderme en mi subconsciente. Pero mi pesadilla se repetía cada año en la misma fecha. Las manos duras y partidas de mi verdugo volvían a rememorar la sesión de masacre. Cuando antes de morir, “realmente”, mutiló mi lengua para cocinarla y dármela de comer. Sacó mis uñas y mis dientes uno a uno y cuando me desmayaba esperaba paciente a que la conciencia volviera. Su mente retorcida acabó conmigo tirándome desde el piso 13, y ahí no descansó, una vez muerto me violó hasta quedar feliz. Después me cortó en pedazos; en trozos pequeños, que dio de comer a los perros y las palomas. Y se marchó a su casa, donde su madre le cocinó aquella sopa de albóndigas que tanto le gustaba, con carne molida que él extrajo de mí…

Su madre falleció y desde entonces aguarda oculto en el edificio, en el departamento 1306 del piso 13 del edificio número 79 de la Avenida Bulnes, esperando con ansias, que alguien se encuentre sólo en ese departamento, reducto eterno de las torturas de la dictadura…

 
posted by Vicente Moran at 1:10 p. m. 3 comments