domingo, octubre 17, 2010

Dentro del antro pútrido de la televisión se esconden los duendes nefastos de la belleza. Como sueño etéreo e incrédulo de una realidad musical. Un mundo travestido de belleza blonda, un teatro emocional sell-off que todos engullen como energúmenos famélicos de comerciales multinacionales.

Donde queda esa perla nacarada y manchada con la sangre de la verdad. Con la indiada oculta dentro de las raíces viscerales de un país que no quiere encontrar su propia esencia, un país que ha ido construyendo su ideal en base de mascaras vendidas por aquellos “desarrollados” de otras historias “más profundas” para el populacho mundial.

Nos quedamos estupefactos con los colores dorados de cabellos oxigenados, ocultando la raíz poderosa de nuestra tierra. Nos compramos lentes fosforescentes para esconder el café caca de nuestro iris. Todo por parecer o tener un 1% de aquellos bellos nórdicos.

Difícil entender, la mecánica y ese engranaje mental de los chilenos, que meditabundo piensan como juntar plata para blanquearse el hoyo, ya que en las cachas de bestias sexuales, ahí se desluce su esencia indígena. Mientras los porcentajes de sangre blanca se concentran, sin dejar que aquellos que no alcanzaron a la repartija de burguesía, ingresen a este selecto grupo endogámico.

Y nos estresamos por ser mamarrachos, por ver que hay que sacarse la chucha y chupar pico hasta la epiglotis para alcanzar o rasguñar ese estatus, que gozan aquellos que pueden ir a esquiar.

Entre tanto, uno se queda aquí en la capital tragando la mierda pútrida de los tubos de gases. Olimpo oculto en los andes, de refugio sobre la nube de smog que mata al que anda a pata pela. Y lo digo figurativamente, ya que aunque andemos con los últimos Chimi chu o armaniz, igual nuestro andar de montaña delata nuestro andino pasar. Para el garbo no nos alcanzó, bueno para el garbo predominante en esta fantástica fiesta televisiva.

Encrucijada irreal, laberinto de idolatría, abismo de exitismo y mercado de la carne fresca a la venta: teta a poto pelao, al por mayor, maricones con culos regordetes para los viejos rosados y arios de las alturas de mi querido santiago, travestidos cagándose de frío esperando al gerente de banco deseoso de una verga en cuerpo de mujer. Por que la oferta da para todo y la tele como cajita mágica se encarga de vendérnosla.

Las clases de religión dogmáticas para con las otras existentes, dejan a los críos abúlicos y desconcertados. Llegan a descansar, toman el control y los movimientos de apareamiento comienzan en la programación infantil de la tarde de nuestros didácticos canales, en otras palabras son lecciones de “Frottage”. Lástima que nuestros pendejos al practicarlos no usan siempre condón y comienzan ese mete y saca, por el poto primero para no dejar embarazada a la mina, ya que si sale con caca la cosa se lava. Del VIH ni hablar, ya que a los niños bien “supuestamente” no los toca…

…Dormir con las notas musicales rondando tu cansada cabeza. Apagando esa caja maldita que nos venden ahora en 3D. Liberándose para desfallecer y volver a ver la realidad mística de nuestras vidas. Os invito a ustedes a percibirla, olerla y vivirla. Tan sólo apagando sus malditos televisores.

 
posted by Vicente Moran at 10:34 p. m. 0 comments