sábado, noviembre 05, 2011

Querido amigo.

Creo que la lentitud ha ido ganando espacio dentro de este cuerpo atribulado. Una especie de taco o mejor dicho atasco, en medio de un frenesí humano y que adolece de sensaciones y es frutoso en vicios. Quizás ese es el motivo por el cual un freno, antes desconocido para mi animalidad, ha surgido a modo de medicina – que bella palabra para con los necesitados de mejorías – dentro de esta vida fugaz, que apenas logro gozar.

Estas detenciones obligadas dejan marcas. Algo así como llagas dulces, heridas gozosas, de las cuales nos deleitamos recordando la secuencia exacta de un movimiento único. ¿Has observado alguna vez la belleza de los movimientos? Tal vez te imaginas esos movimientos perfectos de un deportista de elite o de bailarines a punto de dar su mejor brinco en el escenario, como si fuese lo más fácil que un ser humano pudiese hacer. Yo me refiero a esos movimientos únicos, tan mágicos que sientes que tus ojos te engañan. Me atreveré a entregar un pequeño y humilde ejemplo: yo en el laboratorio realizando inmunofluorescencia y que por casualidad – dicho al margen adrede – dejo incubando por una hora; media hora más de lo permitido, unas muestras bajo estudio. Entonces, sin preámbulos y para no aburrirte, observo el portaobjeto en un microscopio y ahí como luces espaciales, unas bacterias del género Clostridium se mueven como supernovas de un color verde iridiscente. Y no es que haya sido la primera vez que contemplase estos ínfimos seres que viven en una realidad de micras, sino que súbitamente comencé a disfrutar de esa danza suave en medio del buffer que las suspendía. Un movimiento ondulante, rítmico y a la vez nunca antes visto. Una traslación nueva, una realidad virtual aumentando 1000 veces el poder del órgano sensorial de la vista. De facto me atrevería a decir que correspondería a una partitura, pues posee ritmo, cadencia y armonía. Tan sólo faltaba tocar esos pequeños seres para que comenzaran su repertorio. Su desplazamiento fanfarrón y orgulloso denotaba un aire de hazaña, con un dejo de proeza. Brillantes ellos, adornados de sus trajes “eclipse de fluoresceína”, un carnaval alegórico de cilios frondosos, movimientos coquetos, malignos, como quien con desdén advierte de su poder tóxico y virulento.

Durante quince minutos estuve en otra realidad. Otorgándome ellos, los microbios, la oportunidad de introducirme en su noche de gala. Desplegando ante mí, nuevos desplazamientos jamás antes apreciados. Su maliciosa invisibilidad, la cual no pierden, al ser descubiertos ante estas complejas técnicas, pues para ellos no es condición sine qua non la clandestinidad, mas salen orgullosos y hasta pretenciosos a mostrar sus armas mortífera, tan eficaces, tan ingeniosamente evolucionadas.

Yo, egocéntrico paupérrimo, tratando de camuflar mis ojos vivarachos y cholos, cantándoles una aria de sacrificium: “quel buon pastor son lo” para embaucarlas y convencerlas de enseñarme su danza. Anhelando en mi interior la intención egoísta de robarles el secreto de su naturaleza, su enigmático léxico; no obstante, en estos momentos, ya aceptando su belleza y en base a ésta, convencerlas de que sean mis aliadas, que hagan el amor con nuestro sistema inmunológico, para luego todos terminar en el clímax de una nueva simbiosis.

Cada día estoy más sólo. Mis divagaciones requieren de belleza. Y quisiera avocar mi vida a su entendimiento, con las escasas herramientas que poseo. La belleza, la filosofía de su esencia y las ínfimas ocasiones en que nos encontramos ante ella, o mejor dicho que nos percatamos que estamos ante ella. ¿dónde está? ¿en qué lugares se esconde? Y mi vida dedicada a gozar de sus escasas apariciones.

 
posted by Vicente Moran at 11:25 p. m. 3 comments
martes, febrero 22, 2011

La creación

Encadenados a la realidad

Soltando los cables de la creatividad

Jugando con la verdad hecha miel y pan

Deseando saltar al vacío del chocolate

Amortiguando el golpe con merengue

Acaramelado yacer de nacaradas mostacillas

Se cortarán los látigos inertes de la vacuidad

Llenados de manjar y verdad

Una verdad dibujada en el lienzo de la inmortalidad

Volveré a volar

Mis alas crecerán y surcarán el cielo rosado

Salpicando el lienzo de un óleo arco iris estelar

Nuevamente la mente

Otra vez de sinapsis de merkén

Consiguientemente la mind

Cederá su espacio al homúnculo

Liberado de la prisión geométrica

Entrando a las curvas rectas

Espacio lechoso de crema y belleza

Déjame morir en el nacimiento

Déjame soltar mis pensamientos

Corriendo, perdidos

Encontrados y ensalzados

Sueños de niño madurados

Niños-adultos y adultos-niños

Déjennos crear


PRISMA Y COLOR

Destello líquido oculto

Prisma eterno coloreado

Color bondadoso y eterno

Busco el color y el policromado

Para hacerme el estandarte honrado

Donde te encuentro venerado?

Las alas pujan por salir de los hombros bien armados

Y los pies atiborrados corren apresurados

¡Izadme ya!

La luz choca traslúcida mis cámaras

Rojos y morados, fucsias nacarados

¿qué otro color quiero?

Un poco de verde y azul para mis océanos interiores

Un dejo de magenta y amarillo para mis tardes apacibles

Y quizás el no color del blanco y el negro para despertar y dormir.

Quiero mi prisma

Quiero mi color

Quiero ser arco iris

Y fundirme en el amor

Ya soy libre, ave multicolor

Ya soy alguien con valor

Ya vislumbro mi labor

Con el rayo de la razón

 
posted by Vicente Moran at 12:12 a. m. 1 comments
lunes, noviembre 08, 2010


Encadenados a la realidad

Soltando los cables de la creatividad

Jugando con la verdad hecha miel y pan

Deseando saltar al vacío del chocolate

Amortiguando el golpe con merengue

Acaramelado yacer de nacaradas mostacillas

Se cortarán los látigos inertes de la vacuidad

Llenados de manjar y verdad

Una verdad dibujada en el lienzo de la inmortalidad

Volveré a volar

Mis alas crecerán y surcarán el cielo rosado

Salpicando el lienzo de un óleo arco iris estelar

Nuevamente la mente

Otra vez de sinapsis de merkén

Consiguientemente la mind

Cederá su espacio al homúnculo

Liberado de la prisión geométrica

Entrando a las curvas rectas

Espacio lechoso de crema y belleza

Déjame morir en el nacimiento

Déjame soltar mis pensamientos

Corriendo, perdidos

Encontrados y ensalzados

Sueños de niño madurados

Niños-adultos y adultos-niños

Déjennos crear

 
posted by Vicente Moran at 3:57 p. m. 2 comments
domingo, octubre 17, 2010

Dentro del antro pútrido de la televisión se esconden los duendes nefastos de la belleza. Como sueño etéreo e incrédulo de una realidad musical. Un mundo travestido de belleza blonda, un teatro emocional sell-off que todos engullen como energúmenos famélicos de comerciales multinacionales.

Donde queda esa perla nacarada y manchada con la sangre de la verdad. Con la indiada oculta dentro de las raíces viscerales de un país que no quiere encontrar su propia esencia, un país que ha ido construyendo su ideal en base de mascaras vendidas por aquellos “desarrollados” de otras historias “más profundas” para el populacho mundial.

Nos quedamos estupefactos con los colores dorados de cabellos oxigenados, ocultando la raíz poderosa de nuestra tierra. Nos compramos lentes fosforescentes para esconder el café caca de nuestro iris. Todo por parecer o tener un 1% de aquellos bellos nórdicos.

Difícil entender, la mecánica y ese engranaje mental de los chilenos, que meditabundo piensan como juntar plata para blanquearse el hoyo, ya que en las cachas de bestias sexuales, ahí se desluce su esencia indígena. Mientras los porcentajes de sangre blanca se concentran, sin dejar que aquellos que no alcanzaron a la repartija de burguesía, ingresen a este selecto grupo endogámico.

Y nos estresamos por ser mamarrachos, por ver que hay que sacarse la chucha y chupar pico hasta la epiglotis para alcanzar o rasguñar ese estatus, que gozan aquellos que pueden ir a esquiar.

Entre tanto, uno se queda aquí en la capital tragando la mierda pútrida de los tubos de gases. Olimpo oculto en los andes, de refugio sobre la nube de smog que mata al que anda a pata pela. Y lo digo figurativamente, ya que aunque andemos con los últimos Chimi chu o armaniz, igual nuestro andar de montaña delata nuestro andino pasar. Para el garbo no nos alcanzó, bueno para el garbo predominante en esta fantástica fiesta televisiva.

Encrucijada irreal, laberinto de idolatría, abismo de exitismo y mercado de la carne fresca a la venta: teta a poto pelao, al por mayor, maricones con culos regordetes para los viejos rosados y arios de las alturas de mi querido santiago, travestidos cagándose de frío esperando al gerente de banco deseoso de una verga en cuerpo de mujer. Por que la oferta da para todo y la tele como cajita mágica se encarga de vendérnosla.

Las clases de religión dogmáticas para con las otras existentes, dejan a los críos abúlicos y desconcertados. Llegan a descansar, toman el control y los movimientos de apareamiento comienzan en la programación infantil de la tarde de nuestros didácticos canales, en otras palabras son lecciones de “Frottage”. Lástima que nuestros pendejos al practicarlos no usan siempre condón y comienzan ese mete y saca, por el poto primero para no dejar embarazada a la mina, ya que si sale con caca la cosa se lava. Del VIH ni hablar, ya que a los niños bien “supuestamente” no los toca…

…Dormir con las notas musicales rondando tu cansada cabeza. Apagando esa caja maldita que nos venden ahora en 3D. Liberándose para desfallecer y volver a ver la realidad mística de nuestras vidas. Os invito a ustedes a percibirla, olerla y vivirla. Tan sólo apagando sus malditos televisores.

 
posted by Vicente Moran at 10:34 p. m. 0 comments