lunes, marzo 27, 2006
Todo comienza en una sinapsis. Dos malvadas neuronas confabulan para hilar una guerra interna. Te encuentras en la psicosis de andar luchando con un otro inexistente y generando toda una trama de teleserie barata. Luego viene esa rabia contenida, con ganas de destruir cada parte de la personita que eres. Recuerdas que hay otros peores que tú. Lloras a mares por los desgraciados dejados de la mano de Dios y para remediar tan sólo un poco el pavor del existencialismo compras, cual vil consumista, un helado – cuando ni siquiera tenías hambre – de chocolate picante, que es una manera sadomaso de hinchar tu boca abúlica de contexto.
Tomás la decisión incorrecta y vuelves atrás como una oruguita arrepentida, que necesita convertirse en mariposa, aunque sea nocturna y sin bellos colores, que tan sólo desea, con toda tu energía, volar lejos, quizás emigrar y jamás volver.
El mundo petrificado sigue, como máquina sin aceite, su curso pavoroso y un tanto hostil para las tantas mentes jóvenes llenas de ganas de fructificar. Es así como muchos de mis conocidos, gente brillante e inteligente, se encuentran así mismos con las manos en el aire diciendo: aquí estoy pésquenme un momento. Cada uno con lo suyo, un talento, un genio, un inteligente subexplotado. Y es que hay que ser bien ciego para no percatarse de que muchos de ellos se están muriendo. No desde el punto de vista biológico, sino en su interior. Aquellos sueños amasados en la rebeldía de la juventud, esos caprichos obsesivos, que de cuando en cuando dieron a sus vidas un vuelco en 360 grados. Es entonces, que mis queridos intelectuales rebeldes se deshojan prematuros, antes de terminar el otoño.
Si fuese un genio (de botella) los tomaría a todos y fundaría utopía, claro que no a lo Marx, sino un estado vegetal de sueño eterno. En cápsulas refrigeradas mantendría sus anhelos. Algunos de ellos vivirían sus aventuras, sus amores y hasta sus creatividades sin límites. Mientras los sonámbulos de los despiertos, con sus ojos inflados pedalearían sin parar las bicicletas ecológicas energéticas. Los turnos cambiarían y los soñadores volverían a la inercia de la realidad, al vacío de la existencia y a la música frenética y eléctrica que emanaría de las fábricas de sueños. Al menos así cada uno viviría un momento de plenitud.
Cada mañana debo recargar. No gasolina, sino aquella energía etérea tan poderosa, pero a la vez tan esquiva. Cada mañana en la soledad debo respirar y recordarme, que no es el fin. Cada mañana miro mi cara y la adorno sin parar, simplemente con la esperanza, que debajo de la sonrisa hipócrita alguien se detenga a ver que estoy desecho. Triste, aunque feliz. Feliz aunque cabizbajo. Cabizbajo, pero con jolgorio. Festivo, pero deprimido. Tanta dicotomía que termino exangüe tendido en el lecho del río humano. Flesh in my mind. Inercia en la acción y soledad en la jauría de la humanidad.

Un día de estrés.
 
posted by Vicente Moran at 2:10 p. m.
7 Comments:


At marzo 28, 2006 3:40 p. m., Blogger Alejandra Guzmán Burgos

Con el veneno que bebemos a diario en este mundo lleno de idioteses e idiotas,-obvio- puedo exclamar: ohhhhhhh!!!! gracias a Dios por tenerte querido Vicente....;nostalgia de tanta inocencia que tan poco tiempo duró, que buena reflexión para el cotidiano pesar que me merece el mundo al que pertenecemos en el que estamos sumidos_ Estrés Estrés es lo que llamo hoy en dia....la gloria de los perjuicios y de las vanalidades vigentes el la vorágene creciente del HOY.

 

At marzo 28, 2006 5:50 p. m., Blogger Calt

Gritaaa....!!!
Al fin me e visto muchas veces en esos planos descritos por ty. en la dicotomia constante de no saber q elegir, si morir o vivir, si respirar o callar, si reir o llorar, hoy sin embargo observo calmo esos moentos por q de los sueños sobrevive mi mañana.
ABRAZOZ-.

 

At marzo 29, 2006 8:14 p. m., Blogger gays & the city

es algo que siempre estará por ahí escondida en algún rincón oculto en nuestras vidas...
mis cordiales saludos
os..

 

At marzo 30, 2006 2:39 a. m., Blogger .:: blackbird ::.

gracias.

por momentos me sentí identificado.

como que me lo escribías a mi.

quizás soy un egocéntrico en pensar asi, pero eso sentí al leerlo.

gracias de nuevo.

te quiero mucho

C.

 

At marzo 30, 2006 9:39 a. m., Blogger C.-

No sé que agregar salvo decir que cuando todo el mundo me supera, o me pego una buena llorada en el hombro de mi pareja, me dejo regalonear, y ya estoy preparado para seguir luchando...
no es mala idea no?