domingo, diciembre 11, 2005

Descontruir los estereotipos y sacarlos a relucir como prendas provocadoras es sin lugar a dudas la pancarta panfletaria de un queer postmodernista como yo.
Para tal efecto hoy hablaremos del arte amatorio llamado “Felatio” o “Felación”, el cual nos transporta a un nirvana mayúsculo cuando sabemos cuales son los puntos exactos a lengüetear, a lamer y mojar con nuestro elixir llamado saliva.
Primero que nada hay que desmitificar la existencia de un solo tipo de chupar o mamar el pene. Al contrario de todo, aquí no pueden convivir categorías ni nada, ya que todo está permitido según sean las necesidades de cada ser humano.
La felatio no se remite – aún cuando así lo diga la real academia – a la masturbación oral del pene, por parte de un segundo personaje. Yo lo amplío también al clítoris, a la autofelatio (cosa en extremo difícil, pero de autoplacer infinito) y la multiplefelatio, que es cuando uno tiene más de un pene o clítoris en la boca.
Por ende yo no tengo la última palabra sino más bien una humilde apreciación, que compartiré con vosotros.
El comienzo debe ser tántrico, kama-sutrense o simplemente cachondón. Si su macho recio tiene a su niño muerto debido a las largas horas de trabajo, estrés o desinterés le recomiendo que espere a la mañana antes de que se vaya al trabajo. Coloque el reloj a las 6:00 de la mañana y haga el esfuerzo de despertar. Por lo general a esa hora la testosterona está a mil, así que los chinitos tuertos están despiertos, pero sus dueños perdidos con Morfeo. Es en este momento que usted debe bajar lentamente hasta enfrentarse como en una batalla nupcial a la anguila carnuda de la entrepierna marital. Es como encantar a una cobra venenosa, sólo que aquí debe ser estimulada para que lance su veneno níveo.
La felatio que yo practico con vehemencia y devoción depende mucho del tipo de pene que tenga entre mis manos. Así por ejemplo se debe observar el tamaño del miembro (large, medium, small), lo anterior debido a las posibilidades de poder engullirlo completamente o sólo una parte él. También es de capital importancia verificar la forma y las venocidades que posea. El tamaño de la cabeza es primordial y la presencia de prepucio un accesorio que en ciertos momentos puede entregarnos gran placer.
Una de las anécdotas más importantes que me han sucedido fue cuando un griego llegó a mi cama (en mi vida de soltero). Más que el largo era el grosor; sin embargo, la naturaleza me dotó de una boca bastante amplia, que permitió mi jugueteo lingual sin ningún pormenor. Ahora, para aquellos y aquellas que poseas boquitas menudas, los besos jugosos y la llamada “polla untuosa” son una alternativa. También es importante en estos casos explorar la zona perianal, la cual es muy sensible y entrega gran placer cuando el músculo lingual se sitúa en tales fronteras. Para aquellos que gozan con la degustación espermática pueden obtener una cosecha frondosa, agridulce, y llena de gritos hilarantes masajeando a la próstata: para ello puede ir a huérfanos a comprar un rosario chino o un dildito pequeño, para que su hombre fidedigno no se espante. O simplemente utilizar el dedito con un lubricante sexual (evitar cremas extrañas y vaselina, porque irritan).
El comienzo para algunos son besitos juguetones y lengüetazos fugaces. Craso error, lo que uno puede hacer es juntar una cantidad considerable de saliva y dejarla caer lentamente desde la punta del glande hasta la base de los testículos, mojar y mojar la carne, hasta que quede empapada y gustosa para ser introducida en la boca. Yo por lo general me entretengo mucho con el glande. Tengo suerte de tener uno que es cabezón, una seta con olor a hombre real. Digo lo anterior porque muchos creen que el pene o en su efecto la vagina debe tener olor a frutilla para poder mamarlo. No mis queridos y queridas no hay nada más excitante como el olor verdadero de sus acompañantes. Deben aprender que el olor a choro o a pico con quesillo (un poquito como aliño) tiene sus encantos.
En fin volviendo a lo nuestro. Por lo general mi novio se coloca sobre mí, así puedo dejar toda su humanidad ante mi vista. Y comienzo con introducirlo a mi boca llena de agua. Yo en aquellos instantes estoy cachondo y comienzo a masturbarme. A veces dentro de la cavidad bucal la muerdo un poquito, y de manera obscena y golosa trato de comerlo entero incluyendo aquellos dos buenos huevos que tiene. También lamo los vellos pubianos y comienzo con el movimiento rítmico de arriba hacia abajo, encabritado y lleno de locura. Es un momento de reflexión. Ya que en aquel momento el macho cabrío deja de poseer su dominancia arcaica y pasa a ser dominado por el supuestamente pasivo. Es la boca y la mano intranquila el que comanda la situación. Simplemente una manera de desaprender lo ya enseñado por esta sociedad autoritaria y así conocer una visión renovada de lo que es la exploración sexual (me puse denso, sorry).
Posteriormente como todo es un juego, por lo general, con mi amante pasamos del 69 perfecto y complaciente a la penetración rotunda y bestial. Yo a él y él a mí en un sin fin de posiciones, simplemente una locura desenfrenada. Yo pienso que siempre se debe vocalizar el placer. Cuando quiero que lance su chorro cristalino en mi rostro y boca se lo pido explícitamente, gimo de placer y le digo cosas cochinonas como: ¡que rico tení el pico güeon!!! o dame tu lechecita mi amor!!!.
Cuando veo que se viene comienzo con mi masturbación terminal. Y llegar juntos a la explosión seminal es genial. Primero dejo que un chorro me dé en un ojo, luego el resto en la cara, en el pecho y luego lo lamo para catar el nivel de fructuosa (azúcar que se encuentra en el semen), ya que si está medio amargón eso significa que debo comprar más miel, que es alta en fructuosa.
Finalmente una de las tareas titánicas es tragárselo todo sin atorarse; esto se soluciona, con un cambio de posición dejando a la boca, faringe y laringe en un plano longitudinal. Sólo colocando la cabeza hacia atrás, el hombre encima de ustedes y hasta atrás Nicolás, obviamente guardando proporciones, ya que algunos penes son imposible de tragar completamente y pueden causar irritación.
Bueno quizás en otra ocasión les contaré otra técnica, ya que podría escribir un libro, donde uno de los capítulos sería la chupada de verga. Creo que posee todo un contexto más allá del acto. La historia está llena de imágenes que muestran diferentes formas de prácticas. Quizás una de las más extremas es la autofelación, que consiste en una contorsión y flexión caudo-craneal a nivel de las vértebras toráxicas, para lo cual se debe poseer una elasticidad y estado físico acorde. Dicen las malas lenguas que es una manera muy buena de saber como se debe chupar. Jamás lo he hecho, pero como todo queer no se descarta jamás de la lista infinita de tipos de placeres.

PD: Para los malpensados, que querían verme con mi novio, eso jamás, aún soy un conservador, un hombre del siglo pasado que sólo ama leer al “Marqués de Sade” y por ende en los secretos visuales de mi lecho sólo caben él y yo. Y para los demás sólo la gran imaginación, aquella sin trabas ni ataduras güeonas.

Besos lánguidos y suaves para todos.
 
posted by Vicente Moran at 8:42 a. m.
6 Comments:


At diciembre 11, 2005 5:06 p. m., Blogger os..

wow!!! nada mejor que eso!! que no tiene hueso!! (dice mi amiga...) oye: nuna fué mi intención ofenderte si en el post anterior dije que me hubiera gustado verte mamando (...) ... sorry si la cagué, pero creo que cada persona tiene libertad de expresión,, si quieres postear una foto mía en pelotas, es asunto tuyo.. si yo no quiero figurar no debo exponerme para que tú no dispongas de mis fotos en pelotas.. cachay? ando sencible hoy día.. puta que hace calor.
saludos.
os..

 

At diciembre 11, 2005 11:58 p. m., Blogger .:: blackbird ::.

Ella!!! La conservadora que lee al Marqués de Sade!!!

Qué explícito y qué didáctico por Dios!!!

Tiene pasta para ser un gran académico y mentor. Espero más de estas lecciones.

Besos. Te quiero mucho amigo!
C.

 

At diciembre 12, 2005 1:49 p. m., Blogger Pink Point Chile

nuestra Michelle(la gata) y yo lo leímos y tuve que taparle los ojos para que no viera lo que hacen sus pafres. jeje.
Encontré super bueno este post, ademá estas enseñando y aplicando cosas que aprendes en el Mums y conmigo...

 

At diciembre 12, 2005 3:53 p. m., Blogger C.-

Culturalmente Húmedo
Gruesamente Educacional
Seminalmente Expresivo
Orgásmicamente Intelectual
Un saludo de otro maestro en esta técnica (modestamente hablando je je je)

 

At diciembre 12, 2005 7:23 p. m., Blogger Kari

Para una persona que es heterosexual, leer este tipo de historias es bastante erótico, qué quieres que te diga. Me gustó como cuentas tus aventuras con tu pololo pero con la gota de humor, eso es muy weno. Y si fuera hombre, ya me gustaría ser gay... parece que se pasa harto bien. Saludos y ya hice un "Meme" cineástico, así que lo invito a leer mi blog. Cariños.

 

At diciembre 15, 2005 9:32 p. m., Blogger Bernita

Simplemente... inspirador.