sábado, diciembre 22, 2007

LA HISTORIA DEL ÚNICO HUEMUL BLANCO Y SU LUCHA CONTRA EL MALVADO SR. MATTE, VILLANO QUE QUIERE DESTRUIR LA PATAGONIA CON MEGA CENTRALES HIDROELÉCTRICAS.


Durante toda la noche Hosh estuvo moviendo frenéticamente su cuerpo. De vez en cuando se detenía para tomar agua y luego volvía raudo para tomar su lugar y seguir trabajando. Lo único que deseaba Hosh era ser el mejor en su nuevo empleo. Así podría reunir un poco de dinero para comenzar su búsqueda dentro de esta Ciudad que parecía no tener fin.
Allá en lo lejos en medio del humo nauseabundo de las discotecas se encontraba Matte camuflado con su traje de dos pieza de alta costura, su corbata eternamente de seda y una barba rala a medio crecer ya blanqueada por la edad. Aún así poseía un poder magnético sobre los jovenzuelos, que con poderosos rayos “X” podían imaginar el grosor de su sexo medio enhiesto. Aburrido con su vaso de Whisky de etiqueta negra a las rocas miraba absorto la multitud sudada. Toda esa masa de carne en putrefacción sexual, con bizarras ganas anales. Al levantar la vista sus ojos se posaron en un cuerpo redondo y suave desde la lejanía. Le llamó la atención, así que dirigió sus pasos hacia aquel adonis contratado. Quizás podría embaucarlo, ya que como máxima él jamás pagaba por un polvo. Aún sentía dentro de sí, aquel poder de seducción, que sus pequeños ojos ejercían sobre los mozuelos, que buscaban un “Daddy Dick”.
Hosh sentía en sus carnes, la vista de uno de los Joshil. Al atisbar de reojo apreció esos irises azules fríos y lejanos. El dolor de aquel momento fue la antesala de la historia de un hombre lleno de prejuicios. La historia en raconto de un individuo solitario, lacónico y con las ideas negras de maldad. Hosh se asustó, mas calafate a través de su energía mística le comunicó que aquel individuo que lo deseaba era el mismo que ideaba la destrucción del bosque patagónico; sin embargo, no lo comprendió cabalmente e hizo caso omiso del aviso.
Hosh sin inmutarse siguió su danza hasta que las fuerzas no le alcanzaron y decidió marcharse para volver a trabajar al día siguiente. En el camarín Jorge y Juan lo felicitaron y le recomendaron descansar, ya que mañana lo presentarían a otro locatario. Todos los asistentes habían quedado extasiados con el cuerpo de eunuco que mostraba este indio de latitudes lejanas y su despedida fue largamente aplaudida.
Al salir del recinto una mano fría y áspera se poso en su hombro. Al volverse se encontró con Matte. Frente a frente sin escapatoria, como si el depredador hubiese prendado a la presa. Se quedaron por un lapso de tiempo contemplando cada uno las facciones tan disímiles de ambos. Matte verificando que aquella sangre jamás había pasado por sus venas, contemplando impávido lo terso de la piel de Hosh, sus ángulos y esos bellos ojos ovalados y grandes. A su vez Hosh meditaba sobre las arrugas que resquebrajaban el rostro de Matte, en su cabellera que alguna vez fue rubia y en esos ojos hechos por Hosh. Algo los unía, de la misma materia estaban fabricados. Pero por qué habían tomado caminos tan diferentes. Eso no lo sabía


- ¿quieres tomarte un trago? – invitó Matte con el orgullo, que sólo entrega años de erudición y estudios.
- No gracias debo marcharme lo antes posible. Mañana tengo mucho que hacer. Además esto es sólo temporal, por cuanto he venido por otra razón a la capital de este país – contestó rápido y sin mirar Hosh.
- Entonces no eres de aquí, no eres chileno, ¿de dónde vienes? – preguntó apresurado Matte.
- Soy de la Patagonia – respondió orgulloso Hosh.
- Mira tú que interesante, yo precisamente sé mucho de tu tierra, si quieres podemos ir a descansar a un hotel o aun Sauna gay, donde nadie nos moleste y podamos estar juntos. ¿Te parece? – Matte ofreció con grandilocuencia. Los ojos de ambos brillaron. Hosh aceptó la invitación y Matte creyó una vez más, que triunfaría…

 
posted by Vicente Moran at 9:09 p. m.
1 Comments:


At diciembre 23, 2007 3:39 p. m., Anonymous Anónimo

hola, no es mi afan ofenderte, pero me gustaria saber que pasa por tu mente cuando sabes que a una mujer le gustas y quiere contigo.

gracias