martes, julio 18, 2006
Las Piedras suenan, el viento canta, las hojas caen y la lluvia llora. ¿Qué más quiero?. – Un pastel de chocolate, a mi amor calato en la cama con sus piernas velludas haciéndome cosquillas y dándome besos en la espalda. También quiero morir, pero más adelante. Primero quiero dar felicidad, quiero sacarle una sonrisa a alguien, sin competencia, sólo hacerlo por que soy yo, así soy yo. Yo vivo y como; a veces, sueño que duermo, pero estoy despierto de terror ante tantas fotografías que pasan incesantes por mi cabeza. Luego me arrojo al vacío, que es el piso de mi pieza. Trato de levantarme pero la pesadez mundial me agota. Termino extasiado de tanto dolor lúdico e imaginario. Quedo autoflagelado en pequeños trozos desparramados y que nadie recoge y arma; tan sólo patean, sin cesar, sin cambiar de rumbo, un abyecto más.
Ya no sé que es la canela, se me olvido el aroma con mi olfato tan corrompido. Ya no sé lo que es la tierra contaminada, eso contamina mi frágil sistema inmune, que ahora son miles de Naïves volando por mi linfa. Mi única salida es dormir con el Jean. Refugiarme en sus codos y que me envuelva y me quiera. Yo lo amo. Me meto dentro de él para conocer sus secretos, para saber que es mi antónimo hecho realidad, mi pata de palo y yo la suya. Es mi súper héroe y mi villano más grande. Las cosas son así: Me agarra, lo agarro, lo tiro, me tira, me saca la ropa, le saco la ropa. El fin es mío a lo cuento fabuloso. Terminamos como dos adonis desnudos y sudados, mojados por el rocío de la sexualidad, que hiede a amor. A veces me levanto y lo miro. Es simplemente un caos igual que yo, lo único bueno es que dos tormentas devastan más que una.
Mañana tengo prueba. Ya los números se transforman en figuras imaginarias que me hacen alardear de mí saber que nada es. También me imagino peleando por huevadas estúpidas. Siento que todos me atacan, que desean destruirme. Una psicosis. Lo sé, pero me cuesta matarla. Debo hacerlo. Asesinarla ¿cierto?: Primero la acuchillaré, le mandaré dos puñaladas en el bajo vientre y dos en el rostro, para que jamás se vuelva a meter en mí ser.
¿Dónde estás pureza?. Mírame estoy sucio, con la careta postiza de andar renegándome que no soy para nada perfecto y que siempre me costará ver en mí un logro hacia la sabiduría divina. Al menos tengo al lado un ser que va más allá que yo, que me lleva la delantera. Trataré de agarrarme de él para que me lleve consigo, quizás así podré encontrar asentimiento, donde posarme.
Ahora sé que voy de la mano. Me siento bien, me siento pleno, no plano ni vacío, sino a punto de explotar. Espero la eternidad con Jean.
Termino loco como debo. Veo la luz, no el arco iris al final, disculpen era el pene. El falo agraciado de mi amante, que me despierta otra vez para una nueva sesión amorosa. Me voy a untar de cariño, me voy a embetunar con betún seminal, me voy a gozar como los dioses del olimpo. Odisea. La vida en ese término es una gran aventura, una odisea, eso es lo que estoy viviendo...
 
posted by Vicente Moran at 11:46 p. m.
3 Comments:


At julio 19, 2006 10:27 a. m., Blogger C.-

Siempre es un gusto leerte...y te deseo tanta suerte en los estudios como en tu infinito amor por el niño de la boina (así bautizó Mi pareja a la tuya..) lo encontré de lo más nice y lleno de glamour ja ja
Cuidate y ponganse en contacto con Carlos
Bye

 

At julio 23, 2006 10:07 p. m., Blogger Rocío

Amigo...a pesar que ha pasado mucho tiempo aún recuerdo tus palabras y las ganas de arreglar este mundo tan imperfecto. Eres brillante e inolvidable...lograrás lo que te propongas en la vida.

Te recuerdo.......Rocío

 

At julio 24, 2006 9:29 a. m., Blogger Alma

Espero que estés bien, y que todo te haya salido excelente en tus estudios el semestre pasado... cuidate mucho y el café o lo que tu quieras aún esta pendiente ... o no?

besote

caro