viernes, abril 13, 2007
Jorge Lizama, a las 7 de la mañana, se masturba antes de levantarse. Se limpia el semen con la sábana y exhala el aire con la figura etérea de una mona de Manga. Luego se lava la cara con jabón Le Sancy y su padre ronca sin preocuparse de su presencia.
En aquella casa el desayuno jamás estuvo a la hora. Jorge se imagina a su madre en la cocina preparando pan tostado con margarina y un té con azúcar. Así pues, parado ante el marco de la puerta, Jorge presencia la película en cuadros de cámara lenta. Su madre sonriéndole, su madre acariciando su pelo tieso y porfiado, su madre diciéndole: pórtate bien. Jorge no sabe que es parte de una tendencia mundial en aumento (Familias monoparentales).
Antes de salir suele encender el televisor, esa caja cerrada y antigua que contiene las profecías y calamidades del diario vivir. Escupe en el piso y pega un moco detrás de un portarretrato de un supuesto hermano, que jamás conoció. Se arregla el paquete – jamás le ha gustado que el pene le quede mirando hacia abajo – mientras la rabia se cuece en un caldo lento pero constante. En “Buenos Días a Todos” un tonto notero interroga estúpidamente a una viejita que lleva esperando 1 hora la micro, que por cierto jamás llegará. La viejita perderá su hora en el hospital y no sabrá, hasta en tres meses más que tiene un cáncer enraizado hasta el tuétano. De hecho es posible que no llegue jamás a la próxima consulta, por cuanto a modo de premonición, desde mañana comenzarán los dolores y el padecimiento de morir sin ser recordada. Jorge imagina aquella situación, con los ojos inyectados en sangre de rabia.
Desde hace tres años el mundo le parece un basurero lleno de idiotas. Sus masturbaciones matutinas son la única vía de escape, quizás la manera más limpia de encontrarse en el paraíso.
Los políticos son para Lizama unos robots con el microchip del capitalismo en el culo. No hay ni ida ni vuelta para ellos. Por lo menos él aún es virgen. O eso cree él: se siente al margen de las situaciones mercantiles. Ahí en el límite de la supuesta civilización. El bicho del consumismo no lo ha atacado ni corroído; sin embargo, es posible, o mejor dicho muy posible, que su forma de vestir sea captada por un “cool hunter” y en la próxima colección de “Almacenes Paris” sus trapos estén colgados y valgan entre $20.000 y $30.000 pesos. No, él no anda pendiente de sus incursiones dentro del sistema. Es vegetariano, porque defiende a los animales, o quizás me equivoco y sea un vegano acérrimo. No obstante, no tiene ni idea que los tomates que consume son trangénicos, que las barritas de cereales que consume están modificadas genéticamente en sus componentes. Hasta la marihuana que llega a sus pulmones es de mentira. Él cree haber plantado una semilla de cáñamo pura y prístina como el agua que baja de los andes, mas no sabe que los holandeses la tienen estudiada y patentada hasta decir basta. Lizama no entiende que el papel que usa para limpiarse ese culo flaco y hediondo está fabricado por personas que ganan un sueldo irrisorio; un sueldo que sólo sirve para estresarse, y no para salir de compras al “Alto las Condes”. Esos templos del consumismo que apestan a basura desechable. Así pues Lizama no ve, no atisba, no entiende, no analiza ni siquiera el ápice de su supuesto anarquismo o filosofía libertaria. Porque atrapado está también él en la “WEB”. La red interconectada, que ni siquiera permite a los ermitaños, dar un paso sin que esos “bytes” lo sepan.
Aquella mañana la mochila pesaba más. La recolección de piedras (camotes) se hizo fácil. Lo complicado era aguantar con ellas en la mochila. Nunca fue muy musculoso. De hecho se parece mucho a “Papelucho”, salvo que a Marcela Paz se le olvidó escribir: “Papelucho Anarquista”. Se me ocurre que ser antisistema es como el virus que carcome el supuesto “Status quo” del bienestar. Eso a Lizama le da lo mismo. Simplemente tiene planeado luchar contra el imperio. Destruir los “Burger King” y cagar sobre las miles de hamburguesas de spedocarne. Quemar el Palacio de Gobierno y hacer que la Michelle Bachelet arranque despavorida mandándonos a todos a la misma mierda. Este jovencito no tenía planeado el piedrazo para esa Jueza tan putifrunci. Tan sólo deseaba asustar a una cuica, eso lo calienta, y está de perogrullo decir que el objetivo fue existosamente alcanzado. La vieja iba manejando impertérrita, con la nariz por los cielos y con la glándula lagrimal a punto de explotar. Los periodistas y demases trataron de ayudarla. La horda de jóvenes, entre ellos Lizama, se dispersó entretenida cuando los soldaditos del estado, torpes por el disfraz, trataron de contener la lluvia de piedras.
La jueza llega a su casa y le da un ataque de pánico, se va al baño. La diarrea fluye acuosa y sus hijas piden a los sirvientes que preparen la cama, una taza con infusión de linaza y que sus dos perros fifí se recuesten sobre el plumón de color palo rosa.
En el otro extremo de la ciudad Lizama llega a su casa. Su padre está cansado. Le pregunta por el colegio y Lizama cuenta que le han enseñado sobre la revolución anarquísta, libertaria y esas payasadas. No quiere tomar ni comer nada. Se va al baño con su revista de Manga y se pajea antes de salir a beber un pisco puro a un sitio eriazo.
A las 11 de la noche las estrellas apenas se ven en Santiago. Hasta la contaminación es maricona y se viene en dirección de las barriadas más humildes. Lizama contempla el firmamento fosforescente. No está seguro, pero cree ver una estrella. El resto todo es rojo. El ruido de la autopista está cerca. La tele de uno de los departamentos de enfrente, le trae a sus oídos la eliminación semanal del estúpido reality de Televisión Nacional. Parece que se va Marengo. Entonces a la Lizama se le para su miembro tieso al recordar las tetas falsas de esa mina. Se baja el marrueco y se masturba por tercera vez en ese día.
Camino a casa recoge unas piedras. Mañana hay que romper los paraderos que fueron instalados contra en sentido del tráfico. ¿Quién puede entender eso? Hasta a Lizama se le escapa una sonrisa. El rompe el parabrisa del auto de una ministra, incendia el Palacio de la Moneda, mientras por otro lado el sistema imperante arranca los arbolitos de las calles para colocar paraderos que no sirven, se gastan millones de dólares en romper y volver a pavimentar las calles y la gente va y viene, trabaja, come, duerme y caga, sin pensar, sin siquiera analizar lo que pasa...
Los políticos se pajean, yo me pajeo, Lizama se pajeó tres veces hoy, los empresarios no se pajean (ellos le pagan a los travestis para que los pajeen), los curas se pajean con cabros chicos por el msn, y hasta la presidenta se pajea (ya que nadie puede vivir tanto tiempo sin un orgasmo) de vez en cuando.

Aunque para terminar debo decir, que aquel poder gestante de rebeldía está surgiendo en diferentes partes del mundo. Y tal vez me equivoque. Ser inconformista no va conmigo. Quedarme sentado mientras otros están en la acción. Se me ha olvidado que hay que luchar (de manera oral o a combos) y quizás eso quiera decir que yo vaya derecho a ser parte de sus huestes. Siento esa energía que clama por caos y lucha, por bombas, armas y sangre – es mi libertarito que está creciendo –. Quiero cambiar…
 
posted by Vicente Moran at 11:49 a. m.
4 Comments:


At abril 19, 2007 2:09 a. m., Anonymous Anónimo

hola, por pura casualidad buscando una imagen en google di con tu blog ya que me aparecio una imagen de unos tipos besandose en una entrada que dejaste de un 31 de octubre del 2006 si no me equivoco, estan interesantes tus relatos..prometo regresar mañana de nuevo a leerte, por lo pronto ya estas en los favoritos jajaja , nos vemos! que estes bien, saludos desde México dantepratt@hotmail.com

 

At abril 19, 2007 6:29 p. m., Blogger Patto

Hola vicente

Ando super weveao, paso por esos periodos weones en que no queris hacer na, hasta la universidad me da paja y se está haciendo evidente en mis calificaciones.... igual estoy estudiando algo que no me gusta lo suficiente y todo por culpa del MALDITO SISTEMA que tiene super acotada la variedad académica en horario vespertino...me siento un potencial Lizama ja ja ja.... Menos mal que existe san internet donde puedo visitar los blog entretenidos como el tuyo para despejarme y alegrarme... salu2

 

At abril 20, 2007 5:09 p. m., Blogger Calt

tenia muchas ganas de postearte, ya q este caso me parecio muy interesante y creo q reflejas mi pensamiento sobre la vida de este chico en tu cuento. Aunque solo cambiara sus pensamientos eroticos sobre minas a minos, lo digo por q cuando se fue a entregar llego d la mano de un "amigo" q luego de un beso fuerte y un abrazo se depidieron, además seria más entretenido aun q fuera gay, asi barremos un poco con el estigma britanico de ser gay.
La sociedad esta de cierta modo cambiando, llamando a la atencion de los gobernadores, la juevntud, su agrecividad, su manera de actuar , no sera q es eso lo q nos a heredado el imperio yanquie?, o algo más, si en su supermarket puedes comprar un arma para disparar, y haci como para compensar nacen ocho de un vientre y por otro lado mueren 31 en manos de otro muchcho q quiere al mundo cambiar.
Ahy mucho q reflexionar y el caso de virgyni tech en eeuu, es un ejemplo de lo global q se esta haciendo esta singular forma de protestar.-

 

At octubre 02, 2007 11:40 p. m., Anonymous Anónimo

chupalo weon hablai pura mierda