viernes, febrero 11, 2005
Ayer fue un día hermoso, que lamentablemente teminó mal. De los labios de mi pololo surgió una pregunta que jamás me hubiese imagino formularle. Me dijo: Si quieres terminar conmigo dime no más. Más que una pregunta era como una ayuda para él. Quizás ya se ha aburrido de que me haga la mujer o sea muy guagualón, ambas cosas son innatas en mí, una forma de ser más cariñoso y chistoso.
El episodio me permitió entrever que es difícil que te acepten tal y cual. Quizás tiene razón, estamos puro güeviando y tratando de llevarnos bien, cuando en realidad somos dos entes totalmente distintos. Me da susto y tristeza. Me he acostumbrado a su presencia y jamás me he aburrido de estar a su lado. Ahora me asalta la pregunta: ¿si se aburre conmigo en apenas dos meses que hemos vivido, cómo sería cuando estemos todos los días juntos?.
Hace poco le dije que él era como mi oportunidad de creer en el amor. Siempre he visto ese amor en televisión, donde los personajes se aman eternamente, pero en la realidad ¿será así?.
Sé que muchas cosas de mi persona han cambiado, pero él siempre quiere más. Yo en cambio le pido pocos cambios; hasta son buenos, como por ejemplo que confíe en mí. Me molesta que siempre ande pensando que lo engañaré, y debería decirle que aquello no es exclusivo de mí. No me gusta cuando me molesta con un buen amigo mio, no sé si se sentirá inseguro o que, pero el no sabe que a mí me duele que jueguen con mi pasado. Yo no soy rencoroso y siempre me fijo en lo bonito de las personas y lo malo lo entierro. Por lo visto él no es así. A veces me aburro por que no puedo decir lo que yo creo de las cosas, se lo toma como si lo estuviera descalificando, pero no es así, es mi punto de vista y nada más.
Estoy enojado. Ojala conversemos y ahora que me lo planteo aquello de terminar hasta quizás sería mejor, no quiero seguir pololeando junto a una persona desconfiada, que ya no le excito como antes, por el sólo hecho de estar un poco gordito o ser afeminado con él.
No me imagino sólo me da flojera, pero que diablos, tal vez simplemente no estoy hecho para las relaciones. Ayer me cansé, nunca imaginé me que preguntaría aquello, se le escucho como queriendo decir: si terminai conmigo sería bueno para los dos. No estaba ni ahí. O sea era él quien quiere terminar en realidad, y yo sería el malo, al decirle que sí, y él el bueno al ser el pateadeo.
Quiero que sea sincero, que sea directo, que me busque la conversa por lo menos una vez y que me explique que mierda quiere.


Los dejo a todos los lectores. El amor y una aburrida historia de amor.
 
posted by Vicente Moran at 8:37 a. m.
0 Comments: